Un mundo feliz

Un mundo feliz es la novela más conocida de Aldous Huxley, publicada en lengua inglesa en el año de 1932. En Un mundo feliz observaremos el desarrollo y estilo de vida de una sociedad futurista que busca “mejorar” las condiciones de vida de los individuos y hacer que cada uno de ellos viva complacido; sin embargo, como observaremos en repetidas ocasiones a través de la novela.

El contexto en el que se desarrolla la narración es el siguiente: Un mundo feliz es una sociedad en la que se la tecnología ocupa un lugar privilegiado en la vida de todos los habitantes, en específico la “tecnología reproductiva”; se producen cultivos humanos con diversas características, mismos que ya cuentan con una clase o categoría al “nacer”. No existen enfermedades mortales, no existe la pobreza y los conflictos bélicos son cosa del pasado; por ello, parece que todas las situaciones que podrían poner en riesgo la felicidad de la especie humana han sido eliminadas. Lo irónico es que para alcanzar este estado se tiene que pagar un alto precio: la familia no existe ya como unidad básica de la sociedad, no hay expresiones artísticas, ni religión, no hay filosofía y ni diversidad cultural, todos los individuos son preocupantemente parecidos y, sin saberlo, a pesar de habitar en este “Mundo feliz”, son, en realidad, desgraciados.

Esta sociedad futurista lleva el nombre de “Estado Mundial”, la narración comienza con un grupo de estudiantes que visitan el “Centro de Incubación y Condicionamiento de Londres”, donde se incuba y desarrollan embriones humanos. Así, cuando cada uno de estos individuos tiene la edad necesaria, es “adoctrinado” para que lleve consigo los ideales morales que sustentan el orden de la sociedad que conforma el “Estado Mundial”.

Ilustración de Un mundo feliz

Ilustración de Un mundo feliz

¿Cuál es la función de los individuos dentro del sistema en el Estado Mundial?

Básicamente, cada persona cultivada en estos centros tiene las funciones principales de mantener el orden en la comunidad, ser consumidores y trabajadores; lo que mantiene una economía bastante sólida como para que el sistema pueda mantenerse sólido.

Cada individuo es, al nacer, asignado a una determinada categoría, estas categorías reciben el nombre de castas, así, existen: alfas, betas, gammas, deltas y epsilons. De acuerdo a esta categoría, los alfas son los individuos con una mayor inteligencia, los más hermosos, musculosos y altos; en orden decreciente, llegaremos a los Epsilons, que son los individuos considerados como más feos, bajos y tontos. En el caso de los Epsilons, la cultivación de los mismos se realiza por lotes de 100, así, cada Epsilon en el mundo cuenta con 99 clones.

Otro aspecto llamativo de esta sociedad futurista, es que el sexo pierde uno de sus papeles primordiales, que sería el de la reproducción; además del de las relaciones de pareja; pareciera que en el Estado Mundial no existe la monogamia, ya que cada individuo “pertenece a todo el mundo”. De hecho, se llevan a cabo orgías cada quince días, en eventos que tienen el carácter de obligatorios.

Finalmente, en el Estado Mundial es necesario ingerir una especie de narcótico denominado “soma”; en otras palabras, una droga que te otorga un estado de “evasión de la realidad”. Por medio de la cual se logra mantener el control de todos los individuos, con el fin de que ninguno sea totalmente consciente de los males que acarrea el continuar en una sociedad como la establecida en el Estado Mundial; y, sobre todo, para que su voluntad como individuo permanezca “dormida”.

Un Mundo Feliz es una novela que te hará reflexionar sobre cuál es el sentido de la vida y qué precio tendríamos que pagar para, por lo menos, acercarnos a un estado cercano a la “felicidad”.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad