Susurros de seda – Loretta Chase

Talentosa y ambiciosa, la modista Marcelline Noirot es la mayor de las tres hermanas propietarias de un refinado estudio londinense. Y sólo su elegancia impecable puede salvar a la dama más malvestida de la ciudad: lady Clara Fairfax, futura esposa del duque de Clevedon. Ser la modista de lady Clara significa prestigio instantáneo. Pero, para lograr este objetivo, Marcelline primero debe convencer al propio Clevedon, un hombre cuya fama de inmoralidad es casi tan grande como su fortuna. El duque se considera un experto en el arte de la seducción, pero madame Noirot también tiene sus cartas en la manga y no duda en usarlas.

Sin embargo, lo que se inicia como un coqueteo por interés, termina por convertirse en una pasión ardiente. Y Londres tal vez sea demasiado pequeño para contener estas llamas. El primer libro de la serie Las Modistas, Susurros de seda es como un vestido minuciosamente diseñado por Loretta Chase: de colores suaves y románticos en algunos tramos, pero adornado con detalles perfectos para seducir.

Lo que más sorprende en la escritura de Loretta Chase es que sus protagonistas no son las típicas damas del siglo XIX. En la época, el reconocimiento y la aceptación social eran dirigidos sólo a las mujeres de cuna y de comportamiento impecable. De esta forma, la autora rompe paradigmas al crear personajes femeninos fuertes; mujeres ambiciosas, trabajadoras (algo inadmisible para las mujeres) y que luchan por su supervivencia independiente de la opinión de la aristocracia inglesa.

Tanto es así que en la serie de Las Modistas, Loretta da vida a tres hermanas que, gracias a la irresponsabilidad de sus padres, tuvieron que trabajar para construir un hogar. Además, las tres conquistaron una profesión y, desde entonces, se convirtieron en talentosas modistas. El resultado de tanto esfuerzo es un taller rentable y muy especial para estas mujeres, lo que hace que Susurros de seda sea– incluso antes de la novela y la narrativa sensual y de buen humor – una historia de garra y de superación frente al prejuicio social.

La obra gira en torno de Marcelline – la mayor de las hermanas Noirot – y Gervaise, el Duque de Clevedon. La relación de los dos comienza por interés: Marcelline intenta de utilizar la posición de Clevedon para hacer que su taller sea reconocido y aceptado por la nobleza inglesa. Todos saben que las hermanas Noirot son las mejores modistas de la región; sin embargo, el tradicionalismo siempre habla más alto entre los ingleses, lo que hace que tengan pocos clientes de la flor y nata de la sociedad. Dispuestas a todo para alcanzar la cima, las hermanas elaboran un plan para hacer que la joven Clara Fairfax, futura esposa del Duque de Clevedon, se convierta en su más fiel cliente.

Para ello, Marcelline va a la caza de Gervaise y se sumerge en un peligroso juego de seducción. La idea es mostrar al Duque que un vestido es importante y, en consecuencia, convencer a Clara que necesita de las hermanas Noirot para ser una Duquesa más que adecuada. El problema es que la seducción entre Marcelline y Gervaise va más allá de una mera negociación comercial, poniendo en jaque las perfectas normas sociales que dictan que un Duque no debe relacionarse así con una simple costurera.

Teniendo en cuenta el papel de la mujer (y sobre todo de la burguesía del siglo XIX), es valiente e inusual el hecho de que la autora cree protagonistas que sobreviven del propio trabajo, que no se avergüenzan de lo que hacen, que aman su taller de la misma manera que se aman, y que son excelentes manipuladoras, seductoras y estrategas.

Otro punto positivo del libro es que se aborda con maestría la rigidez detrás de las leyes sociales del siglo XIX; al unir a una modista y un Duque, dos figuras con posiciones sociales opuestas, la autora nos hace reflexionar sobre los prejuicios sociales y, principalmente, sobre la crueldad que impregna la disparidad social.

Finalmente, la narrativa de Susurros de seda es divertida, sorprendente (exactamente por presentar personajes diferentes a las que solemos ver en las novelas de la época), irónica en la medida correcta, emocionante y – por supuesto – muy apasionante.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad