Robinson Crusoe

Robinson Crusoe es una novela, enmarcada comúnmente dentro del subgénero “de aventuras”, que fue publicada el 25 de abril de 1719, por Daniel Defoe, con el título original de: “La vida e increíbles aventuras de Robinson Crusoe”. Y es considerada, en la actualidad, como una de las primeras obras narrativas de la literatura inglesa moderna.

La narración nos introduce en la historia de un joven Robinson Crusoe, quien, desobedeciendo la voluntad de su padre y en una búsqueda de libertad, se emprende una larga travesía a bordo de un barco mercante. Sin embargo, una terrible tormenta termina por naufragar a la embarcación, quedando varado, el joven Robinson, en una isla deshabitada (probablemente cercana, como el menciona, a la costa de Venezuela). Creyéndose sólo y sin ningún medio para escapar de la isla o pedir auxilio, conoceremos cómo será su vida durante los 28 años que permanezca en esta isla, donde será partícipe de una larga lista de aventuras.

Durante todo el cuerpo de la obra podemos observar ideas propias del romanticismo y de la ilustración que influyeron en Daniel Defoe; en la narración Defoe se entrega a una imaginación sin límites y una muestra idealizada de la naturaleza, como medio por el cual el hombre puede vivir y autorrealizarse. De ahí que cuando, por fin Crusoe regresé a Inglaterra, se sienta como un extraño y desee regresar a esa vida en contacto estrecho con la naturaleza, más peligrosa en muchos sentidos, pero más libre y llena de aventuras.

Ilustración de Robinson Crusoe

Ilustración de Robinson Crusoe

Probablemente, el tema principal de la novela sea el de la realización, en vínculo con el de la superación de las diversas adversidades que se puedan presentar en la vida; cuando Robinson Crusoe es arrojado por el mar a la isla en la que pasará casi tres décadas de su vida, se encuentra endeble, perdido y sin conocimiento alguno de su entorno; sin embargo, en el momento de su partida, podemos apreciar a un Robinson Crusoe autónomo, que puede dominar a la naturaleza; obteniendo un sentimiento de pertenencia y de orgullo, al llegarse a creer como “Rey de la isla”.

Otro de los temas importantes a lo largo de la novela es el que podemos señalar como “espiritual y religioso”. Daniel Defoe fue, durante toda su vida, un hombre profundamente religioso, perteneciente a la Iglesia Presbiteriana; y esta influencia cultural se pone de manifiesto a través de toda la narración. No es sino hasta que se arrepiente del pecado cometido (desobedecer a su padre), que Robinson Crusoe comienza a obtener progresos significativos en su vida y en sus diversas acciones que lleva a cabo en la isla. Así, conforme avance la historia, nos podremos percatar de cómo Robinson Crusoe se vuelve un hombre profundamente religioso, que lee la Biblia (uno de los pocos objetos que logra salvarse del naufragio), reza y muestra constante respeto a Dios.

En su tiempo, Robinson Crusoe fue una novela que tuvo un importante éxito; hoy en día ha sido traducido a decenas de lenguas en el mundo, ha sido adaptada a niños, puesta ene scena como obra de teatro, convertida en película, etc.

Si eres una persona que gusta de la literatura de aventuras o viajes, entonces Robinson Crusoe es una novela que no puedes perderte; sumamente amena y con un lenguaje sencillo, pero con temas profundos que motivarán tu pensamiento; Robinson Crusoe es una de las obras maestras de la literatura inglesa que más han sido leídas generación tras generación.

Una obra de la que se pueden extraer importantes valores como la lucha contra la adversidad, el desarrollo del carácter, o el sentimiento de fe y de esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies