Rebelión en la granja

Rebelión en la granja es una novela satírica escrita por el británico George Orwell en el año 1945. Esta obra es una fábula mordaz sobre cómo el régimen de Stalin corrompe el socialismo.

Orwell además de ser un socialista democrático y miembro, durante algunos años, del Partido Laborista Independiente, fue un crítico de Stalin, por lo que no es de extrañar que aquellos lectores que tengan conocimiento de su régimen logren identificar aquellas referencias directas, que forman parte de esa crítica, que este escritor hacía con respecto a este dirigente.

La novela Rebelión en la granja viene a constituir una condena de la sociedad totalitaria, la cual es plasmada por el escritor de forma magistral en una ingeniosa fábula de carácter alegórico.

Portada de Rebelión en la granja de George Orwell

Portada de Rebelión en la granja de George Orwell

En esta, los animales de la granja de los Jones mediante una sublevación contra sus dueños humanos logran vencerlos. El problema se presenta cuando la rebelión fracasa, debido a que surge entre ellos rivalidades, envidias y cuando algunos de ellos se unen a sus amos derrocados, traicionando de esta manera su propia identidad y los intereses de su clase.

Aunque  la novela fue concebida como una sátira del stalinismo, el carácter universal de su mensaje hace de la misma un extraordinario análisis de la corrupción que engendra el poder, una enfurecida diatriba contra el totalitarismo de cualquier especie y un lúcido examen de las manipulaciones que sufre la verdad histórica en los momentos de transformación política.

Rebelión en la granja es la crónica de una revolución traicionada, de largos años de lucha y sacrificios hechos en vano es pos de unos ideales que fueron tergiversados, y de cómo la libertad de expresión y denuncia pueden transformarse en el más claro exponente del derecho humano.

George Orwell, por medio de la utilización de una prosa sencilla, da una muestra clara de hasta dónde son capaces de llegar las clases dirigentes cuando gozan de poder absoluto, y nos invita de esta manera a buscar la forma adecuada para controlar a nuestros propios políticos, procurando siempre no bajar la guardia ante cualquier atisbo de muestra o de utilización abusiva del poder, es decir, conservando siempre fresco el espíritu de la democracia.

Por su temática no es de extrañar que Rebelión en la granja encontrara ciertas dificultadas para ser lanzada, tanto así, que fue rechazada por varios editores antes de su primera publicación en 1945, lo cual no causó ninguna sorpresa al autor.

En definitiva, la novela es una lacónica obra sobre la corrupción, la opresión, la mentira y la traición. Esta a pesar de que está dirigida concretamente al dictador Stalin, la problemática a la que hace referencia Orwell sigue siendo actual y las artimañas que planean algunos de los animales no son menos sutiles que muchas de las contemporáneas.

El éxito del que sigue gozando esta obra, debido precisamente a lo vigente de su temática, he hecho que se lleven a cabo varias adaptaciones de la misma en la gran pantalla, y lo mejor de todo, es que es un tema que puede ser entendido por todo público más allá de que se conozca o no algo sobre el régimen de Stalin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies