No me esperen en abril

No me esperen en abril es una obra del reconocido escritor peruano Alfredo Bryce Echenique, la cual viene a ser una culminación de Un mundo para Julius. Esta fue publicada en el año 1995 y en la historia que se narra, es posible ver mucho sobre la vida del propio autor, ya que él también fue expulsado del Colegio Santa María Marianitas, para luego ingresar al San Pablo, internado británico ubicado en Chaclacayo.

En No me esperen en abril se puede entrever la nostalgia sentida por el Perú oligárquico, que a medida que va transcurriendo la obra este termina. Es de notar que la obra tiene claras influencias del sentimentalismo inglés del siglo XVIII, pero sobre todo de Laurence Sterne, cuyo apellido toma el escritor para dar vida al protagonista.

Bryce Echenique ubica la historia en el Perú de los años 50, donde Manongo Sterne vive su primera adolescencia entre colegios de los que es expulsado, películas de amor, playas veraniegas, piscinas para niños y ricos y el más anacrónico, así como caro, internado inglés de “América del Sud”.

Manongo, ya en su vida adulta se mantiene fiel a ese pasado y a quienes lo compartieron con él, dedicándose a coleccionar momentos bellos, para hacerlos más bellos aún en sus solitarias y sublimes ensoñaciones.

Portada del libro No me esperen en abrl de Alfredo Bryce Echenique

Portada del libro No me esperen en abrl de Alfredo Bryce Echenique

Esta obra del escritor peruano no es solo un libro sobre el amor o la amistad, sino también sobre el tiempo, de ahí lo sugerente del título, ya que se trata de la historia de toda una vida, la vida de Manongo Sterne y Teresa, un adolescente distraído de la clase alta limeña.

La vida de Manongo es bastante solitaria, por no decir incomprendida, marcada por un hecho que deja huella en su reputación y por el que termina siendo expulsado del colegio, pero es precisamente este acontecimiento el que hace que se produzca un giro en su vida, ya que en una fiesta no solo conoce a quienes se convertirán en sus grandes amigos, sino también a Teresa, su gran amor.

Es a partir de este momento en que el libro comienza a desarrollarse y construirse como una especie de larga carta de amor, como ejemplo de un amor inquebrantable, inocente y lleno de experiencia, ya que tanto Manongo como Teresa son personas que van más allá de lo meramente humano para confesarse su amor. Se aman y toma todo los que les rodea como parte de su relación.

En definitiva, este es un increíble en sayo sobre la soledad y la nostalgia, sobre el pasado y los recorridos de la vida en sí misma. Esta obra es completamente esencial para todos aquellos que al igual que el protagonista, las emociones no son rasgos aislados, que se pueden dar el lujo de seleccionar, sino justamente toda una integridad que está llena de sabores diferentes que tan solo unos pocos tienen oportunidad de poder descifrar de manera correcta.

Esta sin duda es una de las mejores obras de Alfredo Bryce Echenique y que no puede ser pasado por alto, por aquellos lectores que buscan adentrarse en el discurso amoroso que crea este escritor de forma magistral.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad