Memorias del Águila y del Jaguar

De la pluma de la escritora hispanohablante más leída en el mundo, Isabel Allende, llega una trilogía juvenil para incitar a los jóvenes a los mundos que ofrece la lectura fantástica, con todo el encanto y magia de la naturaleza plasmada en tres grandes historias.

Concebida como una historia para sus nietos, las andanzas de las Memorias del Águila y del Jaguar nos relatan sobre las aventuras de Alexander Cold y su abuela Kate, quienes juntos se embarcan en viajes típicos de expediciones periodísticas, pero que se ven envueltos en misterios y magia inexplicable, llevando al lector a cuestionar qué es real y qué no.

Estas historias sirven como un todo en conjunto y como una trama por separado, pues cada una trata con un ambiente distinto, siendo la primera La ciudad de las bestias (yéndonos al Amazonas), pasando por las heladas tierras del Himalaya en El reino del dragón de oro y terminando en el calor del desierto en África, con El bosque de los pigmeos.

La Ciudad de las Bestias

Se nos expone a Alexander Cold, un muchacho no muy agraciado socialmente, que a su tedio diario se le suma el confrontar al cáncer de su madre, el que poco a poco avanza silenciosamente. Por cuestiones económicas, Alex tendrá que pasar un tiempo con su abuela Kate, reportera para la revista International Geographic; ella lo invita a ser su ayudante para una expedición.

El único problema: el temperamento de su abuela es la cosa más volátil del mundo, y ella no dudaría en dejar a su nieto a la deriva si es necesario. Y para colmo, la expedición es en el otro lado del continente, donde los insectos, la humedad y los reptiles son el pan de cada día, algo no muy común en la vida del joven de ciudad.

Allí conocen a Nadia Santos y su padre, junto con el mundialmente reconocido Antropólogo Ludovic LeBlanc, quien posee un carácter como el de la abuela Kate. Ellos y un grupo de exploradores, se embarcan en investigar sobre una posible raza de seres que pueden ser la solución al controversial tema de Pie Grande.

Enfrentando peligros en cada esquina, los dos jóvenes se encuentran con un grupo de nativos de la selva, con una raza de seres ancestrales, se envuelven en una guerra contra traiciones inesperadas y logran descubrir el poder de sus animales totémicos, quienes son el Águila voladora para Nadia y el Jaguar nocturno para Alexander.

La casa de los espíritus - Isabel Allende

La casa de los espíritus – Isabel Allende

El Reino del Dragón de Oro

De la selva del Amazonas nos transportamos hacia el otro lado del mundo, al Himalaya. Unos seis meses después, ahora con Nadia siendo la asistente cuasi-permanente de Kate. La chica, quien toda su vida estuvo viviendo en el ambiente rural de Brasil, ahora trata de adaptarse a la vida tan acelerada de Norteamérica.

Alex vuelve con su abuela para una segunda aventura: hacer un reportaje sobre el Reino del Dragón de Oro, un lugar en el Tíbet tan misterioso que no hace falta para que ellos pongan un ojo en su investigación.

Aquí se enfrentarán al mayor peligro de todos: las organizaciones secretas, los poderes políticos que se manejan en las sombras y caza recompensas de fama mundial, los cuales tienen el reconocimiento de no fallar nunca.

Conocen al príncipe Dil Bahadur y a su maestro, el monje budista Tensing, los cuales les presentarán a una tribu de seres que recuerdan al Abominable Hombre de las Nieves que les ayudarán a salir victoriosos de los peligros en las montañas, donde todo el mundo quiere hacerse con el valioso Dragón de Oro, conocida estatua con poderes mágicos para quien la posea.

El Bosque de los Pigmeos

El trabajo más corto pero que sirve como conclusión de la historia, es un escape por la sabana africana, y catalogado por la misma Kate Cold como la última aventura que tendrá con sus ayudantes, pues ellos al parecer incitan al peligro y la locura.

Los peligros vendrán en formas de caníbales y pandillas guerrilleras, que someten a una tribu entera, manteniéndola al margen por temor tanto a su furia física como espiritual. Alexander y Nadia necesitarán de todo su poder mental y físico para encarar estos males, y pedir ayuda a viejos amigos, los cuales estarán dispuestos a ayudarlos y obtener la paz y libertad que tanto quieren.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad