Las desventuras del joven Werther

Las desventuras del joven Werther (el título original, en alemán, es:  Die Leiden des jungen Werther), es una novela epistolar publicada en el año de 1755, escrita por Johann Wolfgang von Goethe, uno de los más entrañables autores de la literatura alemana y mundial de todos los tiempos.

La novela se encuentra estructurada, en su mayoría, en forma de cartas o entradas de diario. Esto logra darle un carácter autobiográfico que capta la atención de lector y nos introduce de mejor manera en la vida del personaje principal, Werther.

La narración de la novela se desarrolla de la siguiente manera:

Nos encontramos en un pueblo de Alemania, en el siglo XIX, con Werther, un joven extremadamente emocional y sensible, y con su amigo Wilhelm. Al inicio de la novela, podemos apreciar como Werther se encuentra encantado con la forma de vida de la gente del campo y por las maneras sencillas con que se lleva el día a día. Pronto, el joven Werther conoce a una muchacha de nombre Lotte, quien es responsable de cuidar a sus hermanos tras el fallecimiento de su madre; quedando perdidamente enamorada de ella. Al parecer, la joven no desea mantener ninguna relación amorosa con Werther, o al menos esto es lo que el joven cree; a pesar de eso, él se las ingenia para, en los meses siguientes, iniciar una relación de amistad con Lotte, quien llega a tenerle cariño.

Ilustración de las desventuras del joven Werther

Ilustración de las desventuras del joven Werther

Puesto que la muchacha no muestra los mismos sentimientos por él, Werther se ve en un sufrimiento causado por él mismo y por su incapacidad para aceptar el rechazo de Lotte; de ahí, que su primer intento para solucionar esta situación sea partir del pueblo; aunque de nada servirá; ya que, al regresar meses después, se dará cuenta de que Lotte se había comprometido y casado con Albert, un amigo de Werther. Al saber esto, Werther comienza a manifestar episodios de extremo nerviosismo y desesperación; así, pide visitar con suma asiduidad a Lotte, quien se niega rotundamente por respeto a su esposo y por compasión al mismo Werther.

Llevado a la locura por la situación en la que se encuentra, Werther llega a la trágica conclusión de que no pueden permanecer vivos él, Lotte y Albert, por lo que alguno de los tres, necesariamente, debe de morir. A pesar de su creciente violencia y nerviosismo, Werther no alberga profundos sentimientos de maldad y, en realidad, es incapaz de hacer daño a nadie; por lo que decide quitarse la vida para, así, terminar con el sufrimiento que comenzó con el enamoramiento hacia Lotte.

De esta manera, después de redactar una carta dirigida a la joven, Werther pide prestadas dos pistolas y finge salir de viaje, para, en realidad, quitarse la vida en su habitación.

Así, Las desventuras del joven Werther se evidencia como una novel trágica, muy acorde con el periodo en el que fue escrita, donde imperaba el sentimiento propio del romanticismo alemán (donde imperaba el sentimiento amoroso, el arrojo, la muerte, la nostalgia, etc.). Werther es un joven infortunado, pero el desenlace de esta historia no es provocada por nadie más que por él; al ser una persona emocionalmente endeble, un rechazo de aquella persona de la que se obsesionó, fácilmente desata una serie de acciones que terminan con su muerte.

Las desventuras del joven Werther han tenido tal impacto social a través del tiempo, que posterior a la publicación de la obra se suscitaron  diversas muertes vinculadas con la del personaje principal del libro.

Una obra que muestra hasta qué punto puede llegar los sentimientos amorosos no correspondidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies