El Pintor de Batallas

Una imagen vale más que mil palabras, y más de mil palabras valdrán suficiente como para recrear las imágenes de toda una vida dedicada a ellas.
Con El Pintor de Batallas, Arturo Pérez-Reverte se avienta de lleno en dos campos artísticos bastante complejos: la fotografía y la pintura, recreando eventos bélicos a través del pincel y la lente de un viejo fotógrafo llamado Andrés Faulques.

Pintando una historia

Todo comienza exponiendo el día a día de Faulques; después de su retiro en el campo de la documentación fotográfica en guerras, se dedica ahora a hacer un mural que refleje lo visto y sentido por él en tantos años de imágenes encontradas.

Un día, llega un sujeto que se hace llamar Ivo Markovic, un veterano de guerra, el cual dice ser protagonista de uno de las fotos más emblemáticas y famosas de Faulques, una que tomó durante las guerras de Yugoslavia. El motivo de la presencia de Markovic, es la de darle muerte al ex-fotógrafo, pues luego de tomada la foto y haber alcanzado la fama mundial, la vida de Ivo decayó.

Tratando de encontrar los porqués y los contras de dicho paisaje, ambos pretenden conversar sobre la filosofía detrás de la toma fotográfica en campos de tal magnitud, y cómo los dos tienen una visión pesimista del hombre, juzgándolo por su afán de destrucción y muerte sin sentido.

Portada de El pintor de batallas

Portada de El pintor de batallas

Olvido Ferrara en El pintor de batallas

La historia contada por Faulques (quien habla con Markovic) narra además la presencia de una mujer a la que Faulques amó en su juventud, llamada Olvido Ferrara, una encantadora pero simplista mujer con un corazón tan frío que no pudo evitar ser un interés para el fotógrafo. Ambos congeniaron, y si bien no formalizaron su relación, vivieron bien hasta el final.

Cuenta que Olvido murió en el campo de guerra, dejándolo a él con un sabor tan amargo que no le quedaron más ganas de seguir en el oficio, pasándose ahora a la pintura, la cual asegura tiene más sentido y poder artístico.

Significados de El pintor de batallas

La novela lleva al lector a reflexiones filosóficas profundas, sobre el amor y su desenvolvimiento en las sociedades arcaicas y del ambiente nocturno. También muestra la visión carente de sentimentalismos de los reporteros de guerra, los cuales tienen como regla fundamental el no interferir con el paisaje, por más crudos o necesitados que sean los escenarios.

También sirve como thriller o novela de suspenso, pues durante toda la lectura, se hace hincapié constante sobre que la misión de Markovic, aquella de matar al fotógrafo que acabó con su vida, y sobre si tiene o no cabida de realizar. Sin importar la simpatía con los personajes, ya se sabe (o se pretende dar a entender) un final. Lo importante son los eventos que efectuarán o no esto.

Este libro es para aquellas personas cansadas, que saben que sus vidas han llegado hasta el punto de la calma, y reniegan de sus comportamientos anteriores, pues esto fue algo que los conllevó a la miseria. Se trata de la reclusión, la redención, la venganza y el desamor, sobre el propósito de una persona en este mundo y de cómo el hombre puede moldear ese propósito a voluntad.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad