El misterio de las cabras y las ovejas – Joanna Cannon

Inglaterra, en el verano de 1976. La señora Creasy está desaparecida y los vecinos culpan a la sofocante ola de calor por su repentina desaparición, pero las pequeñas Grace y Tilly no están convencidas de ello. Con el sol brillando incansable en el cielo, las chicas deciden tomar el asunto en sus propias manos y, golpeando de puerta en puerta en busca de pistas, se dan cuenta de que todos en el pueblo tienen algo que ocultar. Mientras comienzan a revelar algunos secretos, las pequeñas detectives van a darse cuenta de que no todo es lo que parece.

En El misterio de las cabras y las ovejas podemos darnos cuenta de que no existe nada como la mirada de un niño para interpretar las situaciones más banales de la vida cotidiana. Aún desprovistas de ese buen sentido de la convivencia social, traducen, en su inocencia, mucho de la realidad que nosotros, los adultos, que nos gusta vestir y maquillar o ignorar ciertas situaciones. Es a través de la mirada de dos niñas en su búsqueda en el pequeño pueblo donde viven, que conocemos diversas acciones humanas y sus impactos en la vida de cada habitante de esa zona. El resultado es una obra divertida y encantadora, un tanto cruel, pero que persiste en provocar reflexiones.

Microcosmos del mundo, el pueblo donde la historia acontece concentra la diversidad representativa ideal de las clases sociales y, principalmente, de los comportamientos humanos. La desaparición de una residente es el gatillo que dispara la narrativa. A partir del momento en que la señora Creasy sale de escena, el caldero de especulaciones y chismes crece. Nada diferente de lo que cada uno de nosotros está más que acostumbrado a vivir y hacer en nuestro día a día; aunque la historia va más allá, porque el pueblo guarda sus secretos, y este desaparición acaba trayendo todo a flote.

Los comportamientos de los personajes adultos exponen las debilidades y vicios humanos. Nada escapa a la mirada de la autora. Cada puerta que se abre, desvela personas normales, comunes. Cada casa guarda prejuicios, odio, bondad, desilusión, pasados oscuros, miedos, traumas, secretos que perjudicaron personas, secretos que podrían cambiar la vida de las personas y más.

Las respuestas a las muchas preguntas que van surgiendo en el libro aparecen en pequeñas piezas sueltas en los capítulos. Y a medida que el rompecabezas va finalizando, descubrimos el secreto que une a cada residente. El misterio de las cabras y las ovejas muestra que es muy difícil separar estos dos animales. Después de todo, nadie está inmune a las debilidades humanas.

Con una narrativa envolvente e inolvidable, esta novela reúne toda la inocencia y pureza de los niños frente las críticas ácidas sobre el comportamiento humano. Llegando a la conclusión de que todos somos iguales y tenemos nuestro lado cabra y nuestro lado oveja.

Sobre la autora: Joanna Cannon nació en una pequeña ciudad en el condado de Derbyshire. Por ser hija única, gran parte de sus amigos vivían en las páginas de los libros; por lo que a temprana edad descubrió una fascinación por las palabras, historias y personajes. Trabajó en un bar, una perrera y fue repartidora de pizza. A los 30 años, retomó los estudios y se graduó en medicina, especializándose en psiquiatría. Durante este período, comenzó a escribir un blog, que le dio la inspiración para su primera novela.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad