El jugador

Fiodor Dostoievski es considerado como el clímax estético de la literatura rusa. Sobresaliendo como cuentista y novelista, resalta en el canon de la literatura universal por expresar, como ningún otro, diversos problemas (que podrían considerarse de orden filosófico, moral, psicológico, etc.) que agobian la existencia del ser humano. Algunas de sus obras más conocidas y aclamadas por la crítica literaria son: Crimen y castigo, Los hermanos Karamazov, El idiota, entre otras.

Vivió una vida marcada por la pobreza y una fe ciega hacia el ejercicio literario. Fue apresado y condenado a trabajos forzosos en Siberia, donde se salvaría “milagrosamente” de la muerte. Sin embargo, nada de esto logró hacer mella en la voluntad del autor, quien hasta el final de sus días se mantuvo fiel al pensamiento expresado por medio de sus cuentos y novelas, a lo largo de su vida.

En buena parte de sus obras, Dostoievski mostró como pocos autores la problemática de la del binomio vicio/virtud; y es esto, precisamente, lo que podemos observar en la novela “El jugador”, publicada en el año de 1867. A pesar de no ser una de las obras más reconocidas del autor ruso, en ella puede observarse claramente una maestría incomparable en el uso del lenguaje.

Ilustración para el jugador

Ilustración para el jugador

El personaje principal de la narración, es el joven Aléksei Ivánovich, tutor de una familia aristócrata rusa. El joven se encuentra perdidamente enamorado de Polina Aleksándrovna, quien le pide a Aléksei que realice una apuesta por ella en el casino de la ciudad, específicamente en el juego de la ruleta; lo que supone el primer acercamiento de Aléksei con este juego de azar.

Esta primera apuesta es ganada por Aléksei y, es a partir de este momento de la narración, que el personaje se volverá un habitual visitante al casino. Así, el alma del joven se verá atormentada no sólo por su creciente afición al juego (que terminará convirtiéndose en una auténtica adicción); sino también por la indiferencia con que Polina lo trata, sabiendo los sentimientos que el joven le profesa.

El juego comenzará a corromper otros aspectos de Aléksei y terminará convirtiéndose en un adicto a la ruleta; así, orgulloso, se cree convencido de que puede triunfar. Con el paso del tiempo, perderá importantes cantidades de dinero, y su día a día girará en torno a la acción de apostar. Esto trastoca su juicio y sus relaciones con el resto de los personajes.

Al final de la novela, podremos apreciar a un Aléksei que ya no tiene los pies sobre la tierra; después de que Polina abandonara la ciudad donde ambos vivían, el joven desea seguirla, pero no cuenta con el dinero suficiente para hacerlo. Un día, se encuentra con un amigo suyo mientras caminaba por un parque, y le platica la situación en la que se encuentra inmerso; este amigo, compadecido por la historia de Aléksei,

Dostoievski nos muestra en El jugador, como la virtud y el vicio no tienen especial relación con características como el estatus social, sino que corresponden a otro ámbito del entendimiento humano.

El jugador muestra la decadencia de un hombre, consumido por la avaricia y el amor. Muchos han intentado relacionar lo mostrado en ella como un signo de la situación actual de las sociedades occidentales; otros, ven a Dostoievski como un autor que supo dar el suficiente énfasis a lo “humano” en cada una de sus obras.

El jugador puede no ser una de las obras más leídas de Dostoievski; no obstante, es catalogada como una obra imperdible en un canon de la literatura rusa del siglo XX. Una novela en la que se puede apreciar la maestría literaria del autor.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad