El jardín secreto – Frances Hodson Burnet

Esta obra cuenta la historia de dos niños que viven solos, que deciden restaurar un jardín prohibido, cuyo misterio remite a un accidente ocurrido años atrás. La amistad improbable entre los dos personajes funciona como una metáfora para el descubrimiento del mundo y para el autoconocimiento.

A los 10 años, Mary Lennox, una chica criada en la India, hija de padres, regresa a Inglaterra, y es puesta al cuidado de su tío. Sin embargo, él parece no demostrar interés alguno en ella, por lo que la chica hace lo que le plazca en la enorme casa de su tío.

Resalta la curiosidad de Mary, quien a falta de algo que hacer, entabla conversación con los criados de la mansión, en especial con Marta, una chica alegre y de buen humor, y Ben Weatherstaff, un jardinero cuya personalidad refleja la de la propia Mary. Pero Ben también tiene un lado sensible, y poco a poco el contacto con la naturaleza y el interés por el jardín comienzan a revelar en Mary una personalidad curiosa y activa, que ni siquiera ella concía. Esto también se produce gracias a la amistad con Dickon, hermano de Martha, un niño inteligente y feliz que se comunica con los animales.

No pasa mucho tiempo antes de que Mary desentrañe dos secretos de la mansión: el primero, la puerta que conduce al jardín secreto; el segundo, la respuesta a un llanto que ella escuchaba en la casa, viniendo de alguna habitación oculta. Una noche, Mary sale a investigar y descubre que tiene un primo: Colin Craven, un chico de su edad que pasó toda su vida en la habitación; debido a que nació débil y enfermo, y tanto padre, como los médicos pensaban que podría morir en cualquier momento.

Así, jardín abre los ojos de Mary a la belleza; mientras que la convivencia con su primo la hace sentir compasión por primera vez. Así mismo, no todo es paz entre los dos niños; ya que las peleas de los dos son muy divertidas, y hacen que Mary confronte sus nociones sobre sí misma; a la vez que analiza el comportamiento de su primo. Aun así, los niños rápidamente establecen una conexión. Posteriormente, Mary y Dickon le cuentan del jardín secreto, y los tres harán todo lo posible o para que nadie más conozca este lugar.

El libro es encantador, y no sólo para los niños. La autora consigue tratar asuntos pesados – como la negligencia de Mary y el aislamiento de Colin – sin perder la suavidad, por lo que la obra conserva un aire un tanto mágico. El retrato de Colin, en especial, llama la atención: Burnett describe los males de este “pequeño hipocondríaco medio loco e histérico” con mucha percepción. Es sólo con la presencia de otros niños que Colin descubre que no hay nada de malo con él, excepto el temor que le fue inculcado por los adultos y los temores creados en la soledad de su habitación.

Así, en el transcurso de la historia, Mary y Colin se convierten en personas más sensibles y conscientes no sólo a falta la ayuda de los adultos, sino a pesar de ella.

Los lectores adultos deben desnudarse del cinismo para disfrutar de la obra en toda su belleza bucólica. Cualquiera que sea la magia que impregna la vida de los personajes, también se encuentra en esta lectura: entrar en el jardín secreto es hacer una pausa en nuestro día para disfrutar de la naturaleza, sentirse niño y reflexionar sobre las verdades simples, pero no siempre obvias.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad