El Gran Gatsby

El gran F. Scott Fitzgerald logró situar una novela en un momento tan particularmente colorido, que incluso en medio de sus crímenes, negocios, engaños y desamores, todavía había un ápice de personas que veían a las fiestas como lo más importante de la noche.

Considerada una de las mejores novelas jamás creadas a nivel mundial, El Gran Gatsby cuenta la vida del misterioso magnate cuya casa siempre está atisbada por personas de todo tipo en fiesta de gran calibre. Un narrador (también personaje) de principio a fin comenta sobre su recién adquirida amistad con el magnate, y de cómo su misteriosa personalidad termina destapándose.

La novela, en muchos momentos hasta sus últimos capítulos, impone un juicio ante el personaje de Jay Gatsby, poniendo en dudosa procedencia su comportamiento; lo que comienza siendo un narrador objetivo, sarcástico y a ratos, optimista, da paso a conflictos mentales por ser testigo de acontecimientos importantes en la vida de los demás personajes.

Fitzgerald la quería considerar como una pieza literaria clave para la época, representando el encanto y desencanto de inicios del siglo pasado a través de ocho capítulos bien estructurados (sin embargo, los dos primeros sirven como una especie de introducción a los personajes y la historia, considerándose lentos).

El significado de El gran Gatsby

Mucho comentan que el significado de la novela es la alusión al mencionado sueño americano, y en la época en que fue escrito el libro (mediados de los años 20’), las inmigraciones estaban circulando comúnmente. En una suerte de desencanto, Fitzgerald expone su visión de las cosas, mientras mezcla eventos de su propia vida como las noches de fiesta y los desamores jóvenes.

La ruptura del tan común ideal norteamericano, como lo es la familia, es también negada en la novela, pues Gatsby, enamorado de Daisy, no puede sino lamentarse al no poseerla, y considerar que su felicidad radica en permanecer con su enamorada.

A propósito de esto, la novela invita también al autor a dar un veredicto ante el comportamiento de Daisy, verificando si es apto o no el continuar con Gatsby antes del desenlace final.

Fotograma de El Gran Gatsby

Fotograma de El Gran Gatsby

Impacto de El gran Gatsby

Al principio, el impacto de la novela no fue muy sonado puesto que los gustos del momento no iban acorde a la temática que se lanzaba. El final, con un narrador desilusionado de la visión que tenía sobre la vida elegante en la costa este, era sinónimo de la novela desagraciada, pesimista y provocadora, no muy bien visto según la crítica, pero altamente apreciado años después.

El cambiar de paradigma y hacer un personaje masculino protagonista no era del encanto del grupo lector por excelencia (las mujeres), por lo que sus ventas fueron lentas, sin importarle mucho a Fitzgerald, pues más que todo, quería una novela que a él le gustara.

La novela sirvió como fuente de inspiración para otras historias que rompen con los esquemas perfeccionistas del arte estadounidense. Incluso se adaptó a la pantalla grande y chica, siendo su última representación no alterada en película de 2013, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Tobey Maguire

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad