Cartas marruecas

Durante el siglo XVIII la cultura predominante en buena parte de Europa es la francesa; esto incluye a la lengua francesa, que se puso de moda en España, Reino Unido y otras naciones occidentales. De hecho, en este siglo se encuentran reinando los Borbones, familia de origen francés, lo que contribuyó a la propagación de la cultura francesa.

Cartas marruecas es una obra literaria con una profunda influencia francesa. José Cadalso, su autor, nació en Cádiz en 1741 y falleció en Gibraltar en 1782. Esta obra fue publicada póstumamente y en ella, Cadalso toma como modelo a autores franceses, entre ellos, Montesquieu y sus Lettres persannes (Cartas persas, en español); por medio de un parangón con la obra del erudito francés, Cadalso desarrolla, expone y critica los males que aquejaban a España en su tiempo; como la debilidad de la nobleza, el retraso de España en comparación con otras naciones europeas, la dicotomía entre pobres y ricos, etc. Fue, sin duda, uno de los representantes más trascendentes de la Ilustración en España. En cada una de sus obras, además de Cartas marruecas, puede observarse una prosa elegante, un toque irónico y una crítica aguda y concienzuda.

En realidad, podemos considerar a Cartas marruecas como la manifestación primaria en la literatura española del género de ensayo breve, pero cargado con un toque irónico e incisivo que caracteriza a Cadalso. La crítica del autor nace de una observación profunda de las tradiciones, costumbres y estilo de vida de la sociedad española de su tiempo. Así es como el mismo José Cadalos define a Cartas marruecas, como una “crítica de su nación”.

La erudición de Cadalso es tal que no tiene problema en profundizar en un diverso grupo de temas, como la política, la historia, la educación, aspectos culturales, la economía, leyes, etc. La estructura epistolar que José Cadalso emplea en Cartas marruecas le permite llevar a límite su crítica sin inmiscuirse completamente como autor de dichas opiniones; así, la obra puede leerse desde una imparcialidad, apreciando la libertad de expresión que la escritura aporta al autor.

El resultado es una de las obras compuestas por ensayos breves (de corte satírico) más valioso de la historia de la literatura española. En las 90 cartas que conforman la obra, aparecen tres protagonistas principales, Nuño, Gazel y Ben-Beley; Gazel es un ciudadano marroquí que acude a España en compañía del embajador marroquí. Ben-Beley es un anciano sabio maestro de Gazel, quien adoptó a este último a una temprana edad cuando quedó huérfano. Por su parte, Nuño es un personaje de origen español, amigo de Gazel, que ayuda a éste a entender la forma de vida de España (en contraposición a la forma de vida de Marruecos) en sus diversas facetas.

Algunos de los temas que se abordan con mayor o menos profundidad en Cartas marruecas son:

-La visión de la estructura social y de la nobleza heredada:

En torno a este tema, Cadalso, por medio de las cartas que intercambian los tres personajes, critica agudamente el carácter hereditario de la nobleza. Influenciado por las ideas de la Ilustración que conducirían a la Revolución francesa, Cadalso se encuentra convencido de que no debería existir división alguna entre clases sociales, puesto que todos son individuos pertenecientes a una misma nación. La nobleza, como lo expone Cadalso, contribuye a aumentar la brecha que separa a los hombres, manteniéndolos en una especie de servidumbre que no puede ser sobrepasada en tanto se permita la existencia de la aristocracia.

Ilustración para Cartas marruecas de José Cadalaso

Ilustración para Cartas marruecas de José Cadalaso

Crítica a la filosofía escolástica:

Aunque Cadalso es católico, ataca en diversas ocasiones el proceder de la iglesia como institución; en especial a la forma clásica de la enseñanza dentro de ella, que es, precisamente, la filosofía escolástica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies