Carretera maldita, de Stephen King / Richard Bachman

De luto por la muerte de su único hijo, en paro y viendo cómo su matrimonio se desmorona, George Dawes se aferra a la casa en la que vive. Eso hasta que su esposa decide vender el inmueble a una empresa constructora, que a su vez tiene intención de demolerla para llevar a cabo la construcción de una autopista. Desorientado y sin nada que perder, Dawes entra en una tienda para comprar dos armas de fuego, gran cantidad de munición y todo tipo de material explosivo disponible. Ahí comienza una implacable jornada cuyo objetivo es la destrucción de las obras de la carretera, su enemiga declarada.

Carretera maldita forma parte de un grupo de cuatro obras conocidas como la de Los Libros de Bachman. Escrito por Stephen King bajo el seudónimo de Richard Bachman, estas historias son muy diferentes del estilo King. Sí, Bachman es la voz más visceral de King, sin adornos y sin muchas preocupaciones, con finales felices o mensajes de esperanza. Aquí la realidad es más cruel que las obras firmadas por SK.

Escrito en 1981, se trata de un libro loco en el que acompañamos a detalle el proceso enfermizo que transforma al protagonista Bart Dawes de una persona común y corriente a un loco sin límites. Antes de eso, sin embargo, vale la pena recordar que la obra se desarrolla en Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam y el gobierno de Richard Nixon; es decir, en un periodo de grandes tensiones sociales y políticas. El proceso por el cual Bart Dawes pasa debe ser percibido no sólo por el lado humano con todas las características del personaje, sino también por la perspectiva de una sociedad inquieta con los rumbos de su país.

Al leer Carretera maldita nos colocamos en los zapatos del protagonista y en su rechazo a la idea de que de un día para otro deciden construir una carretera que pasa exactamente en el lugar donde se encuentra su casa. Por aquella casa que ha adquirido con el sudor de su trabajo y en la que vivió días inolvidables de su vida. Añadamos a esto el hecho de que su hijo pequeño murió al poco tiempo y la casa guarda recuerdos que traen dolor, pero también representan sus más fuertes conexiones con el niño. Para completar, su matrimonio no va nada bien y la separación es inevitable. ¡Listo! Tenemos el diagnóstico exacto del proceso que va a erosionar la mente de Bart Dawes y que Stephen King nos va a mostrar de forma meticulosa mediante detalles viscerales y minuciosos.

Carretera maldita sigue el estilo de Bachman de escritura, este alter ego sin piedad que muestra el lado más cruel del maestro del horror. Para el seguimiento de la obra, es preciso tener paciencia. Nada sucede por casualidad y no hay prisa. Bart Dawes es construido con calma y los lectores acompañarán todo el proceso de la locura que se desarrollará. El desglose de la obra es fundamental para entender las actitudes extremas del personaje. La historia que se pone en marcha en el libro es la de un hombre en el último grado de equilibrio emocional posible contra el “progreso”, personificado en la figura de la carretera.

Sumergirse en esta obra es profundizar en los entresijos de la mente humana. ¿Hasta qué punto una persona es capaz de ir cuando todo lo que tiene en la vida puede caer o ser tomado? Richard Bachman responde a esta pregunta de forma insegura, y nos conduce a un final inevitable, obvio, pero aún así, impactante.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad