3 libros que van a cambiar tu vida

La idea de que un libro puede cambiar la vida de alguien es altamente controvertido. Hay quienes lo creen; hay quien no. El hecho es que, el caso de que la lectura de una obra pueda ser capaz de cambiar la vida del lector, dependerá en gran medida del conjunto de referencias culturales y experiencias vitales experimentados, precisamente, por el lector. No es posible, por ejemplo, que un libro de filosofía pueda cambiar la vida de alguien sin disposición por el saber filosófico. De la misma manera, un libro de historia no causará impacto aquel que no sea capaz de darse cuenta de que la comprensión del pasado es fundamental para el entendimiento del presente.

Aclaradas estas premisas, la siguiente lista es una pequeña demostración de obras que han cambiado (positivamente) mi vida, y, sinceramente, espero que influyan de la misma forma en ti:

La Condición Humana, de Hannah Arendt

En su libro más famoso, «Los Orígenes del Totalitarismo», Hannah Arendt buscó contextualizar históricamente lo que calificó de «intento totalitario de la conquista global y del dominio total» en el siglo 20. Su análisis atraviesa conceptos como el antisemitismo, el imperialismo y el totalitarismo, para concluir que la dignidad humana sólo puede ser garantizada por medio de nuevos principios políticos (lo que calificó de «un nuevo comienzo»).

Para la exposición de los fundamentos filosóficos de este «nuevo comienzo», Arendt escribió «La Condición Humana». Se trata de una obra menos conocida por el público en general, aunque, tal vez, pueda tratarse de más importante trabajo filosófico. En este libro, la pensadora alemana defiende el concepto de «vida activa», entrelazándolo con tres actividades humanas fundamentales (labor, trabajo y acción) y con las condiciones más generales de la existencia humana (nacimiento y muerte, natalidad y mortalidad).

El mayor mérito intelectual de la obra es, sin embargo, discernir con notable lucidez sobre los conceptos de esfera pública y la esfera privada. He aquí un tema de suma relevancia para la vida del lector, ya que vivir es un acto político — producto de una decisión política, aunque inconsciente. Así, tener la conciencia de que la acción en el espacio público trae implicaciones y responsabilidades distintas a las llevadas a cabo en el espacio privado es fundamental para el desarrollo de una nueva visión de la política y de la vida como bien supremo de la condición humana.

Historia Universal de la Música, de Roland de Candé

De todas las formas de manifestación artística, la música es sin duda la más popular. Mientras que, por ejemplo, la lectura de un libro requiere un ritual mínimo de preparación (el ambiente silencioso es esencial en mi caso), para escuchar una pieza musical no es preciso siquiera tener la intención. No son pocos los casos de personas que descubren la obra de un artista por casualidad, al escucharlo en la radio, como la banda sonora de una película, entre otros casos fortuitos. Esto no es malo, por supuesto, ya que la música es fuente de felicidad y le corresponde al arte, en buena medida, la acción de humanizar. El problema es que, ante esa popularidad, la comprensión de la música, como quehacer artístico, comienza a desaparecer.

Así, en esta obra portentosa, Roland de Candé sistematiza las características de cada uno de los períodos de la histórica de la música (de la prehistoria a la Antigüedad, pasando por el Renacimiento, Barroco, Clasicismo, Romanticismo, etc.), basado en una investigación histórica riquísima. Pero el musicólogo francés va más allá. Dueño de un bagaje filosófico admirable, se enfrenta a temas espinosos relacionados al estudio de la música, tales como su definición, su percepción social, su función social e incluso la importancia de la notación en la partitura como herramienta transmisora de ideas.

Walden, de H. D. Thoreau

«Walden» es un libro que se puede descubrir por el subtítulo que el autor le ha dado: «La vida en los bosques». Registrar las experiencias de una vida en comunión con la naturaleza, era la propuesta revolucionaria del pensador estadounidense Henry David Thoreau, cuando se mudó a una pequeña cabaña que él mismo construyó, junto al lago Walden. Allí, viviría más de dos años aislado, de manera que pudiera expresar de mejor forma su crítica a la sociedad del siglo 19, marcada por el desarrollo industrial y el crecimiento de la vida urbana. «Walden», que hoy es considerada una obra clásica del pensamiento trascendental, es en el fondo el testimonio de un misántropo radical, el testamento de un hombre solitario, dotado de un intelecto superior e incomprendido.

Thoreau, considerado un loco por sus contemporáneos, alguien que casi nadie tomaba en serio, fue el intelectual visionario que logró darse cuenta, con al menos un siglo de antelación, de la importancia de la preservación del medio ambiente, frente a la moral del consumismo y la hiperindustrialización.

Walden, de H. D. Thoreau

«Walden» es, así, una preciosa declaración de amor a la naturaleza y a la libertad.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad